ARA SALVAJE. Una historia que discurre entre cumbres

Hola de nuevo,

Después de presentaros a nuestro asistente de cámara, él decidió escribir unas palabras sobre la peli, aquí os dejamos el “otro lado de su espejo”

Gracias Carlos por tus palabras!!!:

” Las montañas ayudan a los hombres a despertar sueños dormidos ”

H.Tazieff

 

Cuando heredas algo inmaterial acabas haciéndolo tuyo, transformándolo y haciéndolo crecer, siempre respetando la raíz de ese bien que te han transmitido.

De mi padre heredé la pasión por la naturaleza. Los recuerdos de mi mismo y mi familia en el campo se remontan hasta lo que mi memoria alcanza. Ese regalo que me hicieron de pequeño me moldeó como persona. Conforme fui creciendo las montañas ejercieron sobre mi un influjo al que sucumbí sin oponer resistencia.

Hoy, puedo decir que en la montaña he reído y sufrido, he hecho amigos que son como hermanos y que encontré el amor gracias a la montaña… espero poder transmitir a mis hijos esa pasión que yo recibí de mi padre.

Hace unos meses tuve la oportunidad de entrar en la vida de una familia que vivía en y de la montaña…

Me ofrecían un nuevo punto de vista. Ver lo que ellos veían a diario a través de una cámara. Era perfecto. Además querían hacer una película sobre sus vidas y un río. El río Ara. El último río salvaje de los Pirineos. El símbolo de lucha de una tierra y de sus gentes. Era perfecto para inspirar un guión. Entre sus saltos, gorgas y pozas se entrelaza la vida de esta familia con la historia de esas gentes y yo iba a ser testigo directo de ello.

Aquella oportunidad añadía un capítulo clave en mi relación con la montaña. Iba a ver la montaña al modo de los que cuentan su historia. El círculo seguía dibujándose. Nuevas caras fueron apareciendo a mi alrededor. Todas ellas dispuestas a escuchar aquella historia que discurría entre las cumbres y se deslizaba entre rocas. Para escucharla teníamos que ir allí donde nacía, a lo más alto, y sin duda iríamos, por que luego la historia tenía que ser contada.

Carlos Martín Usón

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*